16 Recomendaciones para bajar los gastos comunes

0
105

Durante los últimos meses del 2022, los gastos comunes en las comunidades han aumentado notoriamente. Según datos de EdiPro hay un aumento del 11,74% entre el 2021 a la fecha. Por eso mismo, aquí te entregamos 16 recomendaciones para bajar considerablemente los gastos comunes. ¡Toma nota!

Evitar cobros en UF 

En este caso, una de las consecuencias más evidentes que ha provocado la creciente inflación en el país tiene que ver con el alza en el precio de la Unidad de Fomento.

Dependiendo de si la inflación sube o baja en un determinado mes, un indicador que se verá afectado directamente en el mes posterior es la UF, por eso mismo, la recomendación es evitar los cobros de las suscripciones, comisiones de los bancos, seguros, arriendos, entre otros gastos domésticos en UF y optar por los cobros en pesos.   

Optimizar el equipo humano

Las remuneraciones de las personas que trabajan en las comunidades constituyen aproximadamente el 50% de los gastos comunes. De igual manera, los sueldos de los conserjes, auxiliares, guardias, mayordomos aumentan constantemente lo que afecta directamente en el valor de los gastos comunes de la comunidad.

Por este motivo, es importante revisar cuidadosamente los contratos de trabajo de todo el personal para evitar pagar de más y asimismo, evaluar cuales son las verdaderas necesidades del edificio, de modo que puedas identificar si tu equipo humano es suficiente, hay exceso o tienes un déficit de ellos. 

Evitar horas extras indebidas

Una excelente forma de optimizar los gastos comunes es organizar y planificar los turnos de todo el personal. Del mismo modo, es importante establecer una pauta con las actividades que debe realizar cada uno para evitar tener que recurrir a los reemplazos por días o efectuar pagos innecesarios de horas extras.

En este sentido, otra recomendación es optar por turnos 4×4, es decir, los trabajadores deberán trabajar 12 horas diarias ingresando por ejemplo de 6:00 am a 6:00 pm por 4 días consecutivos descansando 4 días. Eso sí, este tipo de jornadas son excepcionales por lo que, el administrador tendrá que solicitar una autorización especial de parte de la Dirección del Trabajo (DT). 

Gestionar vacaciones con tiempo

Es muy importante organizar de la mejor manera los turnos del personal para así evitar el pago de reemplazos costosos. Por eso mismo, lo ideal es planificar con anticipación las vacaciones legales de los colaboradores, a modo de que puedan ser sustituidos por una sola persona que se encargue de todos los turnos que gozan de su feriado legal. 

Elige al proveedor correcto 

El análisis y control de los proveedores contratados es fundamental para una gestión eficiente de los recursos de la comunidad. Por eso, la recomendación es revisar los contratos de mantención y realizar una evaluación histórica de los proveedores vigentes al menos una vez por año.

Evitar mantenciones correctivas

Una buena estrategia para eludir los costos adicionales es inclinarse por un mantenimiento preventivo el cual te permitirá ahorrar, tanto en dinero como en tiempo. Además, te ayudará a prolongar la vida útil de los equipos. Asimismo, podrás obtener un mejor desempeño y evitar interrupciones innecesarias.  

Para evitar el mantenimiento correctivo, es necesario elaborar un plan, inspeccionar regularmente y documentar cada reparación. 

Licitar los servicios de mantención

Licitar los servicios de mantención, determinando las reales necesidades de la comunidad y definiendo además todas las tareas e informes que deberá presentar el mantenedor una vez terminado el servicio en la periodicidad que se establezca, puede generar un gran ahorro en el mediano plazo.

Revisar el detalle de los contratos de las mantenciones y proveedores

Es bueno conocer el alcance de todos los contratos de mantención suscritos con los proveedores, ya que en algunos casos estos presentan letra chica o bien no están cumpliendo con los servicios pactados. 

Igualmente, tener al día los contratos de mantención te ayudará a evitar futuros gastos en reparaciones por ausencia de revisión o equipos fuera de funcionamiento.

Mantener las certificaciones al día

Contar con todas las certificaciones que se exigen a las comunidades, además de ser una obligación legal, permite evitar aumentos en el ggcc producto de multas a la comunidad. Si bien estas certificaciones implican un importante desembolso de dinero, a la larga entregan seguridad y tranquilidad a los copropietarios. 

Conocer la necesidad de insumos

Es muy importante analizar y determinar qué insumos se están aplicando en el servicio de aseo e higiene de la comunidad, puesto que hay algunas situaciones en que no se utilizan productos adecuados o eficientes a la hora de ejecutar las tareas.

Igualmente, llevar un control en el inventario de estos insumos permite a la administración de la comunidad identificar que tan prácticos son los elementos utilizados. 

Analizar alternativas de eficiencia energética

La eficiencia energética en las comunidades es aquella que minimiza las necesidades energéticas con el fin de ahorrar y utilizar de manera inteligente la energía disponible. De esta manera, un edificio energéticamente eficiente tenderá a adoptar medidas para obtener mejores resultados gastando una menor cantidad de electricidad. 

Algunas de las iniciativas más recurrentes para acelerar la eficiencia energética son: mejoras en el aislamiento, sistemas eficientes de calefacción, integración de energías renovables como energía solar térmica, geotermia o aerotermia.  

Apostar por iluminación led

Una buena forma de conseguir edificios sostenibles y de alta eficiencia energética es interviniendo en las instalaciones de iluminación. En este caso, la tecnología LED es la más óptima por su durabilidad ya que, este tipo de luces tienen más de 50.000 horas de funcionamiento frente a las 10.000-18.000 horas de media de las otras tecnologías del mercado. 

Programar sensores 

En muchas ocasiones en el interior de los edificios uno de los sistemas que más tiempo está en funcionamiento es la iluminación. Los espacios comunes, pasillos, ascensores, escaleras, etc., requieren del uso de luz, sin embargo no siempre es imprescindible utilizar la misma cantidad de luz artificial, ya que a veces es suficiente con la luz natural. 

Para poder ahorrar en este aspecto, es recomendable revisar los timers de iluminación de manera que las luces se enciendan solo cuando sea necesario y se apaguen una vez que la luz natural permita prescindir de la artificial. 

Revisar la opción tarifaria del condominio

Chequear la opción tarifaria a la cual está acogida la comunidad es una medida primordial, lo cual se desarrolla por medio de una auditoría de eficiencia energética.

Esta acción te permitirá evaluar si la tarifa a la cual está acogido el edificio es la más conveniente a nivel económico o si existe una opción mejor a la cual acogerse a través de la compañía de distribución. 

Automatizar el riego

Si en la comunidad tienen un sistema de riego, debes saber que existen formas sencillas de reducir el consumo de agua. La más simple es instalar detectores que detectan la precipitación y el sistema de riego no se activará. Una vez que cese la lluvia, los sensores la detectarán y se reanudará el riego.

Otras dos soluciones bastante sencillas son: evitar las fugas de los grifos y asegurarse de que la presión del agua no sea demasiado alta.

Revisar la póliza del seguro de espacios comunes

En este aspecto, es ideal recibir una buena asesoría, para que al momento de contratar uno este sea económico, pero a su vez el adecuado para cubrir las necesidades.

Cabe mencionar que en este aspecto es importante no pagar de más, pero sí estar cubierto. Actualmente en el mercado de seguros existen muchas ofertas, cotizando puedes encontrar buenos precios y coberturas. 

https://www.edipro.app/webinar-alzaengastoscomunes/

Si te sirvió este artículo, te invitamos a leer otros sobre: “Gastos comunes: ¿Qué son y cómo se calculan?”